oración del día

Oraciones Cristianas

Llénate del amor de DIOS

Palabras que Fortalecen​​​​​​

Oración en contra del Coronavirus

 leer

Oración para cuando te sientas solo

Amado Jesús, sufro la soledad y siento que ya no puedo hacerle frente a la vida. El mundo se ha vuelto una simple rutina, causándome frustración. Muéstrame otro camino...

San Francisco de Asís

Señor, hazme un instrumento de tu paz: allí donde haya odio, que yo ponga el amor, allí donde haya ofensa, que yo ponga el perdón; allí donde haya discordia, que yo ponga la unión; allí donde haya error...

leer mas

Oración de Sanación

Querido Dios, Tú eres juez justo, santo y verdadero. Tú eres el Dios de las Alturas, nos has dado la vida y tienes todo el poder...

Virgen Santísima de Guadalupe

Escucha la oración que te dirigimos y da la paz, la justicia y la prosperidad a nuestro pueblo. Queremos ser totalmente tuyos y fieles a Jesucristo. Virgen de Guadalupe, bendice a nuestras familias...

leer mas

Oración para pedir protección del Vehículo

Señor, hoy te pido por la protección de mi vehículo, yo sé que es algo material, pero con él me traslado a mi trabajo y realizo todas mis necesidades y me queda tiempo para estar con mi familia. Lo he obtenido con mucho sacrificio, trabajo honrado,...

Santo Niño de Atocha

La devoción al Santo Niño de Atocha, advocación del Niño Jesús, surge de la fusión del continente Americano y Europeo, específicamente entre los países México y España. Y es que en el pueblo  de Atocha, España, hace años atrás muchos cristianos estaban en prisión debido a la fe que profesaban y sólo estaba permitido que los niños menores de 12 años los visitaran para llevarles alimentos. Fue entonces cuando un joven niño comenzó a visitar y alimentar a los prisioneros.

Ninguno de los otros niños ni los mismos prisioneros sabían quién era, pero la pequeña vasija de agua que llevaba nunca estaba vacía, y la canasta siempre estaba llena de pan para alimentar a todos los desafortunados prisioneros que no tenían niños propios que les trajeran alimentos, es por esto que al Santo Niño de Atocha se le representa portando un sombrero de ala y capa de peregrino, además de un bastón, un “calabazo” para el agua y una canasta para el pan.

Años después en la aldea de Plateros, México, los españoles llevaron la devoción a la Virgen de Atocha, colocando en un altar de la iglesia una hermosa imagen española de Nuestra Señora y su Niño Divino. La imagen desapareció y pronto esculpieron unas nuevas que se podían separar. Y fue así como comenzaron a crecer los milagros y con ello los devotos a este hermoso Niño.El Santo Niño de Atocha goza de una gran devoción en México, extendiéndose especialmente en los estados de Zacatecas, Chiapas, Aguascalientes y San Luis Potosí.


Oración al Santo Niño de Atocha

Amado y bondadoso Niño de Atocha,
Hoy vengo a decirte que te amo y te necesito,
como mi mejor amigo vengo a confesarte mis penas
y pedirte que vuelvas tus ojos misericordiosos hacia mi

para que veas la desesperación y aflicción que me embarga.


Santo Niño de Atocha,
protector de todos los hombres,
amparo de los desvalidos y sanador divino de cualquier enfermedad.
Tú que eres tan milagroso te pido que no te apartes de mí.
envía tu asistencia,
necesito de tu consuelo y ayuda.


Amabilísimo Niño de Atocha
Imploro que escuches mis ruegos,
por la confianza que en ti deposito,
concédeme, si es tu voluntad, lo que con humildad te pido:

(Hacer la petición).

Amén.


Oración Al Santo Niño De Atocha Para Pedir Favores

Poderosísimo Santo Niño: te saludo, te alabo en este día y te ofrezco estos rezos:

(Rezar tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias)

En memoria de la jornada que hiciste
encarnado en las purísimas e inmaculadas entrañas
de tu dulce y amabilísima Madre,
desde la ciudad santa de Jerusalén hasta Belén.

Por la fe que en ti tengo,
escucha mis ruegos,
por la confianza que en ti deposito,
concédeme lo que con humildad solicito:

(pedir lo que se desea alcanzar)

Yo, que te amo sobre todas las cosas,
quiero alabarte sin cesar,
junto a los coros de Querubines y Serafines,
adornados de perfectísima sabiduría.

Espero, preciosísimo Santo Niño de Atocha,
feliz respuesta a mi súplica.

Sé que no saldré desconsolado de ti,
y que además tú me concederás una buena muerte,
para así acompañarte en el Belén de la Gloria.

Amén.