oración del día

Oración de Sanación

Querido Dios, Tú eres juez justo, santo y verdadero. Tú eres el Dios de las Alturas, nos has dado la vida y tienes todo el poder...

Oración en contra del Coronavirus

 leer

Oración para cuando te sientas solo

Amado Jesús, sufro la soledad y siento que ya no puedo hacerle frente a la vida. El mundo se ha vuelto una simple rutina, causándome frustración. Muéstrame otro camino...

Oraciones Cristianas

Llénate del amor de DIOS

Palabras que Fortalecen​​​​​​

Lectura del Santo Evangelio según San Juan


-En aquel tiempo María, la madre de Jesús, fue a una boda en un pueblo llamado Caná, en la región de Galilea. Jesús y sus discípulos también habían sido invitados. Durante la fiesta de bodas se acabó el vino. Entonces María le dijo a Jesús:


—Ya no tienen vino. Jesús le respondió:


—Madre, ese no es asunto nuestro. Aún no ha llegado el momento de que yo les diga quién soy.


Entonces María les dijo a los sirvientes: «Hagan todo lo que Jesús les diga.» Allí había seis grandes tinajas para agua, de las que usan los judíos en sus ceremonias religiosas. En cada tinaja cabían unos cien litros. Jesús les dijo a los sirvientes: «Llenen de agua esas tinajas.»


Los sirvientes llenaron las tinajas hasta el borde. Luego Jesús les dijo: «Ahora, saquen un poco y llévenselo al encargado de la fiesta, para que lo pruebe.»


Así lo hicieron. El encargado de la fiesta probó el agua que había sido convertida en vino, y se sorprendió, porque no sabía de dónde había salido ese vino. Pero los sirvientes sí lo sabían.


Enseguida el encargado de la fiesta llamó al novio y le dijo: «Siempre se sirve primero el mejor vino, y luego, cuando ya los invitados han bebido bastante, se sirve el vino corriente. Tú, en cambio, has dejado el mejor vino para el final.»


Jesús hizo esta primera señal en Caná de Galilea. Así empezó a mostrar el gran poder que tenía, y sus discípulos creyeron en él.


Palabra de Dios.

Novena al Divino Niño Jesús

Lectura del Santo Evangelio según San Juan


-En aquel tiempo María, la madre de Jesús, fue a una boda en un pueblo llamado Caná, en la región de Galilea. Jesús y sus discípulos también habían sido invitados. Durante la fiesta de bodas se acabó el vino. Entonces María le dijo a Jesús:


—Ya no tienen vino. Jesús le respondió:


—Madre, ese no es asunto nuestro. Aún no ha llegado el momento de que yo les diga quién soy.


Entonces María les dijo a los sirvientes: «Hagan todo lo que Jesús les diga.» Allí había seis grandes tinajas para agua, de las que usan los judíos en sus ceremonias religiosas. En cada tinaja cabían unos cien litros. Jesús les dijo a los sirvientes: «Llenen de agua esas tinajas.»


Los sirvientes llenaron las tinajas hasta el borde. Luego Jesús les dijo: «Ahora, saquen un poco y llévenselo al encargado de la fiesta, para que lo pruebe.»


Así lo hicieron. El encargado de la fiesta probó el agua que había sido convertida en vino, y se sorprendió, porque no sabía de dónde había salido ese vino. Pero los sirvientes sí lo sabían.


Enseguida el encargado de la fiesta llamó al novio y le dijo: «Siempre se sirve primero el mejor vino, y luego, cuando ya los invitados han bebido bastante, se sirve el vino corriente. Tú, en cambio, has dejado el mejor vino para el final.»


Jesús hizo esta primera señal en Caná de Galilea. Así empezó a mostrar el gran poder que tenía, y sus discípulos creyeron en él.


Palabra de Dios.


HABLA JESÚS:


No es preciso, hijo mío, saber mucho para agradarme mucho. Basta que tengas fe y me ames con fervor: si quieres agradarme, confía en mí. Si quieres agradarme más, confía mas. Si quieres agradarme inmensamente, confía inmensamente. 


Háblame pues como lo harías al más íntimo de tus amigos, como hablarías a tu madre o a tu hermano. 


¿NECESITAS HACERME EN FAVOR DE ALGUIEN UNA SUPLICA CUALQUIERA? 


Dime su nombre, sea el de tus padres, el de tus hermanos o amigos o personas encomendadas a tus cuidados. Dime enseguida que quisieras que hiciera actualmente por ellos. Yo he prometido “Pedid y recibiréis todo el que pide recibe”. 


Pide mucho, mucho. No vaciléis en pedir. Pero pide con fe, pues Yo he dado mi palabra: "Si tenéis fe aunque sea tan pequeña como un granito de mostaza le podréis decir a una montaña: quítate de aquí y lánzate al mar y os obedecerá. Cualquier cosa que pidáis en oración, creed que ya os ha sido concedida, y la obtendréis”.


Gozos


Oh Divino Niño Mi Dios y Señor Tú serás el Dueño De mi corazón.Niño amable de mi vida Consuelo de los cristianos. La gracia que necesito Pongo en tus benditas manos.Oh Divino Niño Mi Dios y Señor:Tú serás el Dueño de mi corazón.Tú sabes mis pesares Pues todos te los confío Da la paz a los turbados Y alivio al corazón mío.Oh Divino Niño Mi Dios y Señor Tú serás el Dueño de mi corazón.Y aunque tu amor no merezco No recurriré a Ti en vano Pues eres Hijo de Dios Y consuelo del cristiano. Oh Divino Niño…. Acuérdate oh Niño Santo Que jamas se oyó decir Que alguno té aya implorado Sin tu auxilio recibir.Oh Divino Niño….Por eso con fe y confianza Humilde y arrepentido Lleno de amor y confianza Este favor yo te pido.Oh Divino Niño…

​Oración Final.


Oh Jesús: "Tú has dicho: todo lo que quieras pedir pídelo por los méritos de mi infancia y nada te será negado". Por eso vengo a pedirte con toda fe: Jesús mío, mi amor, mi hermoso Niño: Te amo tanto, Tú lo sabes, pero quiero amarte mas, amarte hasta morir. Ven a mi, Niño Jesús, van a mi corazón, deja que yo te adore, humildemente arrepentido de mis pecados. Pastorcito de mi alma: contigo nada me falta, me conduces a fuentes tranquilas y reparas mis fuerzas, Tú me guiarás por el buen camino, por el honor de tu Nombre. Aunque camine por sendas oscuras nada temo porque Tu vas conmigo, Tu cetro poderoso me defiende, tu Bondad y tu Misericordia me acompañaran todos los días de mi vida. Dulce Jesús mío, Divino Niño de mi alma: Soy todo tuyo: tuyo es mi ser pues lo creaste; tuya es mi alma pues la redimiste en la Cruz con el precio de tu Sangre. Te proclamo Como mi Salvador y mi amigo: Como mi Rey, mi Creador y Redentor., Te adoro Como a mi Dios y Soberano Señor. Demuéstrame una vez más que me amas, oh Niño Jesús y dame tu amor eterno y tu santa bendición, en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Jesús, José y María, bendecid nuestros hogares.Jesús José y María, libranos de todo mal. Jesús, José y María, salvad nuestras almas. Amén. Aleluya. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.


Siguiente Domingo


PRIMER DOMINGO    SEGUNDO DOMINGO     TERCER DOMINGO​   CUARTO DOMINGO   QUINTO DOMINGO   SEXTO DOMINGO   SÉPTIMO DOMINGO   OCTAVO DOMINGO   NOVENO DOMINGO

Novena al Divino Niño Jesús.

Primer Domingo


​Oración para todos los domingos.


En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.Señor Dios, Rey Omnipotente: en tus manos están puestas todas las cosas. ¿Si quieres salvar a tu pueblo nadie puede resistir a Tu Majestad? Señor: Dios de nuestros padres: ten misericordia de tu pueblo porque los enemigos del alma quieren perdernos y las dificultades que se nos presentan son muy grandes. Tu has dicho: "Pedid y se os dará. El que pide recibe. Todo lo que pida al Padre en mi nombre os lo concederá. Pero pedid con fe". Escucha pues nuestras oraciones. Perdona nuestras culpas. Aleja de nosotros los castigos que merecemos y haz que nuestro llanto se convierta en alegría, para que viviendo alabemos tu Santo Nombre y continuemos alabándolo eternamente en el cielo. Amén. Padre Nuestro,  Avemaría, Gloria.


Consideración: Jesús cambia el agua en vino.