oración del día

Oración de Sanación

Querido Dios, Tú eres juez justo, santo y verdadero. Tú eres el Dios de las Alturas, nos has dado la vida y tienes todo el poder...

Oración en contra del Coronavirus

 leer

Oración para cuando te sientas solo

Amado Jesús, sufro la soledad y siento que ya no puedo hacerle frente a la vida. El mundo se ha vuelto una simple rutina, causándome frustración. Muéstrame otro camino...

Oraciones Cristianas

Llénate del amor de DIOS

Palabras que Fortalecen​​​​​​

Padre Celestial, quiero decirte que estoy viviendo solo en este, mi humilde hogar. Te pido que me ayudes a ser más fuerte y superar todas las adversidades. Tú que eres mi verdadero Proveedor, ayúdame en mis necesidades diarias.


Me encuentro apartado de mis (padres, hermanos, esposo, hijos…), no tengo compañía y eso me hace sentir triste y solitario. Cuando cae la noche me aflijo porque la soledad me atormenta. Te pido mi Señor que seas mi refugio y fortaleza.


Por la mañana, lléname de tu amor. Dame tu alegría para equilibrar mi aflicción. Al levantarme y recordar que me encuentro sólo mi corazón se aflige, sólo tu amor, bondad y misericordia me consuelan.​


​Dios Padre, abrázame a cada instante para aprender que la soledad no es mi enemiga sino que es la forma de reencontrarme contigo y conmigo mismo. Enséñame el secreto de la verdadera felicidad y el camino para salir de mi soledad. Ayúdame a entender que lo más importante es tu amor y que sin tu comunión siempre estaré sólo, aún en medio del bullicio.​​

Haz que este lugar en el que vivo sin compañía sea un sitio de amor, armonía y paz, y que las personas que vengan a visitarme puedan inundarse de esa infinita paz, esa que sólo Tú puedes darnos Señor.


Señor, protégeme y guíame. Sálvame del fuego y de la inundación, de los ladrones, del miedo y del mal en cualquier forma. Si la enfermedad o el accidente me suceden, envía un mensajero del amor para atenderme. Cuando me sienta triste o desesperado levanta mi corazón y ayúdame en mi oración.

Amado Padre, Consolador y Defensor bueno, trae tu paz, tu gozo y tu compañía a mi corazón para no tener sed jamás. Guíame por el camino de la vida, para que apoyado en la Cruz de Cristo, también por los méritos de Cristo pueda alcanzar fruto abundante y la herencia de su gloria.

Yo vivo sólo, Señor, pero porque sé que tu presencia está cerca, no tendré miedo.

Amén.


Oración para los que viven solos