Feliz el que se acuerda del pobre y del débil, en el día malo lo salvará el Señor; el Señor lo guardará, lo mantendrá con vida y feliz en esta tierra: no lo dejarás en manos de sus enemigos.


​​El Señor lo acompaña en su lecho de dolor y le arregla la cama mientras está enfermo. Yo dije: "Señor, apiádate de mí, sáname porque he pecado contra ti". Mis enemigos me desean lo peor: "A ver si se muere y ya no se habla más de él". Si alguien viene a verme, habla por hablar, pero se informa para dañarme; apenas está fuera, esparce sus rumores. Mis enemigos se juntan y cuchichean, mientras comentan mi mal: "Este ataque no es una cosa buena, cayó a la cama para no levantarse". Hasta mi amigo seguro en el que yo confiaba, que mi pan compartía, se ha vuelto en contra mía.


​Pero tú, Señor, ten piedad de mí, ponme en pie, que quiero pagarles con lo mismo. Que mis enemigos no canten victoria, y reconoceré que me valoras. Tú me asistirás, Señor, porque no hay falta en mí, y me mantendrás en tu presencia para siempre. ¡Bendito sea el Señor, Dios de Israel, desde siempre y para siempre! ¡Así sea!".

Oración de un enfermo abandonado

Oraciones Cristianas

Llénate del amor de DIOS

Palabras que Fortalecen​​​​​​

Oración de Sanación

Querido Dios, Tú eres juez justo, santo y verdadero. Tú eres el Dios de las Alturas, nos has dado la vida y tienes todo el poder...

Oración en contra del Coronavirus

 leer

Oración para cuando te sientas solo

Amado Jesús, sufro la soledad y siento que ya no puedo hacerle frente a la vida. El mundo se ha vuelto una simple rutina, causándome frustración. Muéstrame otro camino...

oración del día