oración del día

Oración de Sanación

Querido Dios, Tú eres juez justo, santo y verdadero. Tú eres el Dios de las Alturas, nos has dado la vida y tienes todo el poder...

Oración en contra del Coronavirus

 leer

Oración para cuando te sientas solo

Amado Jesús, sufro la soledad y siento que ya no puedo hacerle frente a la vida. El mundo se ha vuelto una simple rutina, causándome frustración. Muéstrame otro camino...

Oraciones Cristianas

Llénate del amor de DIOS

Palabras que Fortalecen​​​​​​

Reflexión:
Esta frase constituía una alabanza para María como madre de Jesús según la carne. A través de aquellas palabras ha pasado rápidamente por la mente de la muchedumbre, al menos por un instante, el evangelio de la infancia de Jesús.Es el evangelio en que María esta presente como la madre que concibe a Jesús en su seno, lo da a luz y lo amamanta maternalmente: la madre-nodriza a la que se refiere aquella mujer del pueblo. Gracias a esta maternidad, Jesús es un verdadero hijo del hombre. Jesús con su respuesta quiere quitar la atención de la maternidad entendida solo como vinculo de carne, para orientarla hacia aquel misterioso vinculo del espíritu, que se forma en la escucha y la observancia de la palabra de Dios.

Oración:
​María, muchachita de Nazaret, vos que viviste las dimensiones de lo humano y de lo femenino de manera perfecta, intercede por nosotros, para que seamos atentos escuchas de la Palabra de Dios. Aleja de nosotros todo lo que nos impida practicar lo que Jesús nos enseño. Pon en nuestra boca, tus palabras, tus intenciones y todo lo que pueda abrir nuestro corazón al bien y al amor.

A cada intención respondemos: Por María, nuestra madre, te lo pedimos Señor.

Por que las mujeres puedan amamantar a sus hijos, dándoles su leche y amor.  Por María, nuestra madre, te lo pedimos Señor.

Por que todos los padres puedan ayudar a crecer a los hijos.  Por María, nuestra madre, te lo pedimos Señor.Por la intención con que rezamos esta novena.  Por María, nuestra madre, te lo pedimos Señor.


Rezamos:

Oh, María, aurora del mundo nuevo a Ti confiamos la causa de la vida Haz que quienes creen en tu Hijo sepan anunciar con firmeza y amor a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la Vida. Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo La alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia y la valentía de testimoniarlo con confianza.

Esta devoción representa los siete dolores que sufrió nuestra Santísima Madre por su hijo Jesús.  Este rosario es muy agradable a María. 


1. La profecía de Simeón. “Una espada de dolor atravesara tu corazón”Un 
Padre Nuestro y siete Avemarías
2. La huida a Egipto. Escapando de la persecución de Herodes que quería matar a su Hijo amado. Un Padre Nuestro y siete Avemarías
3. El niño perdido y hallado en el templo. Un Padre Nuestro y siete Avemarías
4. Jesús y María se encuentran en el camino al Calvario. Un Padre Nuestro y siete Avemarías
5. Jesús muere en la cruz. Un Padre Nuestro y siete Avemarías.
6. Jesús es bajado de la cruz y depositado en sus brazos. Un Padre Nuestro y siete Avemarías
7. Cuando contempló el cuerpo de su Divino Hijo acostado en el sepulcro.Un Padre Nuestro y siete Avemarías Se finaliza con 3 Avemarías.


Día Primero El Señor nos regala la vida


Novena a la Virgen Santísima pidiendo un hijo

Día Octavo

Amar a Dios por sobre todas las cosas


Lectura de Lc 11, 27-28


Se recomienda hacerla ambos esposos, en lo posible 

y mejor aún con otros matrimonios.

​​

​​Para cada día comenzar con la Señal de la Cruz y luego hacer una oración pidiendo el arrepentimiento de nuestros pecados:

​Por la  Señal de la santa Cruz, líbranos Señor Dios de todos nuestros enemigos. Amén.

​​

Acto de Contrición

Ten piedad de mi, Señor, por tu bondad, Por tu gran compasión, borra mis faltas. Crea en mi, Dios mío, un corazón puro, Y renueva la firmeza de mi espíritu. No me arrojes lejos de tu presencia, Ni retires de mi tu Santo Espíritu. Nuestra Señora de la Dulce Espera, Ruega al Padre por la intención de esta novena. y por nuestros hijos.
Luego hacer la lectura bíblica, la reflexión y oración propia de cada día y el Rosario de los siete dolores de nuestra Santísima Madre.
​​