Oración a la​ Caridad del Cobre


Santa María de la Caridad, que viniste como mensajera de paz, flotando sobre el mar.
Tú eres la Madre de todos los cubanos.

A ti acudimos, Santa Madre de Dios,
para honrarte con nuestro amor de hijos.
En tu corazón de Madre ponemos nuestras ansias

y esperanzas, nuestros afanes y 
nuestras súplicas:

Por la Patria desgarrada,
para que entre todos construyamos
la paz y la concordia.

Por las familias, para que vivan 
la fidelidad y el amor. 
Por los niños, para que crezcan sanos 
corporal y espiritualmente.

Por los jóvenes para que afirmen su fe 
y su responsabilidad en la vida y
en lo que da el sentido a la vida.

Por los enfermos y marginados,
por los que sufren en soledad,
por los que están lejos de la Patria,
y por todos los que sufren en su corazón.

Por la Iglesia cubana y su misión evangelizadora;

por los sacerdotes
y diáconos; religiosos y laicos.

Por la victoria de la justicia y 
del amor en nuestro pueblo.

¡Madre de la Caridad, 
bajo tu amparo nos acogemos!
¡Bendita tú entre todas las mujeres
y bendito Jesús, el fruto de tu vientre!

A Él la gloria y el poder,
por los siglos de los siglos. AMÉN.

Oraciones finales : Un Padrenuestro...,

tres Avemarías..., un Gloria... 

Oración de Sanación

Querido Dios, Tú eres juez justo, santo y verdadero. Tú eres el Dios de las Alturas, nos has dado la vida y tienes todo el poder...

Oración para cuando te sientas solo

Amado Jesús, sufro la soledad y siento que ya no puedo hacerle frente a la vida. El mundo se ha vuelto una simple rutina, causándome frustración. Muéstrame otro camino...

Oraciones Cristianas

Llénate del amor de DIOS

Palabras que Fortalecen​​​​​​

Oración en contra del Coronavirus

 leer

Virgen de la Caridad del Cobre

oración del día

Inmaculada Madre de Dios, Reina de los cielos, Madre de misericordia, abogada y refugio de los pecadores: he aquí que yo, iluminado y movido por las gracias que vuestra maternal benevolencia abundantemente me ha obtenido del Tesoro Divino, propongo poner mi corazón ahora y siempre en vuestras manos para que sea consagrado a Jesús.

A Vos, oh Virgen santísima, lo entrego, en presencia de los nueve coros de los ángeles y de todos los santos; Vos, en mi nombre, consagradlo a Jesús; y por la filial confianza que os tengo, estoy seguro de que haréis ahora y siempre que mi corazón sea enteramente de Jesús, imitando perfectamente a los santos, especialmente a San José, vuestro purísimo esposo.

Amén.​​